Acceso clientes


Enlaces primarios

En los últimos años del siglo XIX

Mi abuelo Santiago Lascasas Calvo se trasladó a Zaragoza desde su pueblo natal, Candasnos, y se estableció en los bajos de la casa nº 20 de la calle de Santiago. Allí, vivió con su mujer Vicenta Valtueña y nacieron sus hijos. Uno de ellos, mi padre, también Santiago, que siguió con el mismo trabajo y donde crió a su familia.

Aquel establecimiento era la clásica tienda de Ultramarinos, en dónde se vendía desde legumbres, embutidos, bebidas, hasta materiales de limpieza, carbón, leña, aceite, y, por supuesto, café verde, sin tostar. Antes de terminar el siglo, intuyendo que sus clientes preferían llevarlo ya tostado y dispuesto para su consumo, compró un tostador de café que accionado manualmente y alimentado con carbón, le permitió empezar a tostar pequeñas cantidades de café.

Con el tiempo, comenzó a vender sus cafés bajo la marca Cafés El Criollo. Tal auge tomó la marca Cafés El Criollo, que mi abuelo decidió solicitar su registro, siéndole concedido el 30 de Agosto de 1910 según consta en el diploma que le fue otorgado por el Ministerio de Fomento de la época y que seguimos conservando. En Diciembre de 1915 obtuvo la autorización, del Ministerio de Fomento para utilizar la marca Cafés El Criollo distinguiendo azúcar.

Continuando con su inquietud innovadora y emprendedora, mi abuelo, D. Santiago Lascasas Calvo obtuvo con fecha 31 de Octubre de 1925 una Patente de Invención para “un nuevo sistema de envolturas o estuches para azúcares en cuadradillo, plaquetas u otras formas para el servicio de Fondas, Cafés, Bares, Restaurantes y para el consumo particular”. De este azúcar estuchado, que llegó incluso a tener la marca propia "Flirt", no guardamos ningún tipo de muestra por lo que desconocemos cómo era exactamente.

  • Cafés el Criollo, S. A.
  • Polígono San Valero, Nave 83
  • 50013 Zaragoza · España
  • Tel: +34 976 50 02 28

Copyright © 2017 Cafés El Criollo - Desarrollo: Efor Internet + Servicios tecnológicos